lunes, noviembre 24, 2014



  • Barómetro: 751 (Variable). Estratos
  • Termómetro: 13,5º
  • Higrómetro: 54%

24 de Noviembre de 2014

ABC. POR TIERRA, MAR Y AIRE


Publicado por Esteban Villarejo el nov 23, 2014

Nos adentramos en el «cerebro» del mayor buque de guerra construido en España: el Centro de Información y Combate del buque de proyección estratégica «Juan Carlos I». Más conocido por su acrónimo CIC, es en esta sala repleta de monitores desde donde se coordina y supervisa cada uno de los movimientos que este buque portaaeronaves realiza.

En otros compartimentos (primario de vuelo, puente de gobierno, sala de máquinas,…) también se realiza esta labor, sin embargo es en el CIC donde toda la información puede ser procesada de forma inmediata. Es aquí desde donde dirigiría una misión el comandante del navío o el almirante del Grupo de Acción Naval 2 en caso de una crisis.

Radares, equipos de guerra electrónica, sistema de combate, movimiento de aeronaves… todo en uno. Un lugar poco fotografiado, pues es sensible a ofrecer una información que no se desee ofrecer. En algún otro buque de la Armada Española se nos indicó la idoneidad de no fotografiar en ese momento pues se encontraba a «pleno rendimiento».

Esta vez, sí podemos fotografiar el «cerebro» de este buque de 231 metros de eslora, 32 m. de manga y un desplazamiento máximo entre 26.000 y 30.000 toneladas, dependiendo si realiza una operación anfibia o no.

El «Juan Carlos I» es un buque monocasco construido en acero en los astilleros estatales de Navantia entre enero de 2005 y septiembre de 2010, fecha en el que se dio de alta en la «Lista Oficial de Buques de la Armada», con la numeral de costado «L-61».

Cuatro son las misiones para las que está diseñado el «Juan Carlos I»:

1) Buque anfibio: capaz de transportar a una Fuerza de Infantería de Marina para realizar un desembarco, apoyando a las operaciones en tierra.

2) Buque de proyección de fuerza: transportando fuerzas de cualquier ejército a un teatro de operaciones.

3) Portaaeronaves: tras la baja del portaaviones «Príncipe de Asturias» es el único buque de la Armada capaz de proyectar aviones de combate «Harrier» a un escenario designado.

4) Buque de ayuda humanitaria: operaciones no bélicas, apoyo humanitario, buque-hospital en zonas afectadas por catástrofes, evacuación de personal en zonas de crisis… Sin ir más lejos, este verano fue puesto en alerta ante una posible evacuación de ciudadanos españoles de Libia. Finalmente se decidió la evacuación aérea.

ATLÁNTICO


Propietarios del barco de vapor “Hidria Segundo” iniciaron una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org que pide al Puerto de Vigo y a la ciudad que conceda un punto de atraque para que pueda quedarse a trabajar como buque museo y de pasajeros. El barco estaba hasta hora en O Grove. 

El “Hidria Segundo” tiene medio siglo de historia aunque su máquina de vapor es de principios del siglo XX, heredada del “Hidria primero”, y que alcanza una velocidad de siete nudos. El barco fue construido en Vigo y durante años realizó su trabajo en la Ría como aljibe para suministrar agua de manantial a otros barcos, tanto mercantes como trasatlánticos.
El barco visitó Vigo varias veces, tras su reconstrucción, y en diciembre de 2009 había ofrecido rutas por la Ría para conocer los astilleros y conserveras desde el mar, además de llevar una exposición en sus bodegas y organizar talleres para los más pequeños relacionados con oficios marineros como el tejido de redes o las cestería, y juegos sobre la pesca.

viernes, noviembre 21, 2014

Otra morena, Charlotte Springer


Lectura de 21 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 748 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 14º
  • Higrómetro: 54%

21 de Noviembre de 2014

LAS PROVINCIAS


La muestra, que ahora se expone en los museos Arqueológico y Naval de Madrid, comprende un centenar de piezas recuperadas del navío

EFE | MADRID/ALICANTE

El Museo Arqueológico de la Provincia de Alicante (Marq), dependiente de la Diputación, acogerá de febrero a septiembre la exposición itinerante de las monedas y enseres que componen los tesoros de la fragata ‘Nuestra Señora de la Mercedes’, hundida en 1804 y que fueron expoliados por la empresa Odyssey antes que el Gobierno español consiguió recuperarlas en una ardua batalla en los tribunales.

La muestra se articulará en una sola exposición, con más de un centenar de piezas seleccionadas de cada una de las sedes actuales, una perspectiva histórica, arqueológica, militar, naval y reconstructiva de lo sucedido en esos siglos, entre ellas parte de las 565.000 monedas de oro que cargaba el navío.

Incluirá también documentos clave para la resolución del caso judicial, piezas originales de los siglos XVIII y XIX, testimonios de supervivientes y restos arqueológicos procedentes de la fragata, además de recursos audiovisuales, escenografías, reconstrucciones y modelos a escala.

Los Reyes Felipe y Letizia inauguraron la exposición ‘El último viaje de la fragata Mercedes’, comisariada por Carmen Marcos y Susana García y con la dirección creativa de Carlos León y Carlos Barrot. Instaladas entre el Arqueológico Nacional y el Museo Naval, iba a estar abierta, en principio, hasta el 30 de noviembre.

Sin embargo, más de 180.000 visitantes en cinco meses han decidido a los ministerios de Cultura y Defensa y a Acción Cultural Española (AC/E) a prorrogar la exposición de los tesoros en Madrid hasta el 15 de enero, aunque posteriormente se exhibirán en itinerancia por España, con el museo alicantino como primera sede.

Circunstancias políticas

La muestra parte del hundimiento de la fragata ‘Mercedes’ y las circunstancias políticas y militares que lo rodearon, para culminar en la recuperación, tras un largo proceso judicial, de las monedas y enseres procedentes del pecio que fueron «expoliados», según recuerda el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en una nota, por la empresa Odyssey.

«Con este proyecto se pone en valor la importancia de la protección de patrimonio cultural, que nos permite ofrecer un relato histórico a través de las piezas recuperadas, frente al puro interés comercial que preside cualquier expolio», añade.

Tras su paso por Madrid, Acción Cultural Española (AC/E) inicia la itinerancia de esta exposición y será la ciudad de Alicante la primera en acogerla en su Museo Arqueológico (MARQ), donde podrá verse desde finales de febrero hasta el mes de septiembre.

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 21 de noviembre de 1914

21 de noviembre de 1914

Invasión de Mesopotamia por parte de tropas inglesas e indias coloniales.


jueves, noviembre 20, 2014

"Nights In White Satin"



Hoy pinchamos algo más tranquilito, pero sin alejarnos, obvio está, de las décadas doradas de la música. Hoy traemos a la camareta a los Moody Blues.

Lectura de 20 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 747 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 14º
  • Higrómetro: 54%

20 de Noviembre de 2014

LA VOZ DE FERROL


A modo de prueba, ejerció como punta de lanza de la Marina española y ensayó con los entonces nuevos misiles Evolved Sea Sparrow (ESSM)

20 de noviembre de 2014  05:00

La fragata Álvaro de Bazán (F-101) se tuvo que desplazar a comienzos del 2010 a aguas de Estados Unidos, en concreto al polígono de tiro de Point-Mugu (California) para, a modo de prueba, ejercer como punta de lanza de la Marina española y ensayar con los entonces nuevos misiles Evolved Sea Sparrow (ESSM). Fue la primera vez que una navío de la Armada española lanzaba armamento de estas características, especialmente diseñado para batir blancos de último generación, mucho más rápidos y ágiles.

Desde el Ministerio de Defensa se había señalado que este desplazamiento de la F-101 a Estados Unidos, algo que está a la espera de hacer la F-105, se produjo «para la verificación y comprobación de las mejoras introducidas en el sistema de combate». El adiestramiento se hizo de forma conjunta con tres cruceros de la Marina norteamericana. Se realizaron cinco lanzamientos de misiles contra otros tantos blancos aéreos enviados desde aviones nodriza y desde tierra.

Por lo que respecta al período de navegación, fue de tres meses, comprendiendo tanto la ida como la vuelta y los propios ensayos. Como ya se ha mencionado, la Armada estadounidense también puso a disposición medios propios para las pruebas. Por este motivo la Armada española debe conjugar tanto sus posibilidades presupuestarias para el desplazamiento de la F-105 -algo que requiere una aportación económica elevada- con las posibilidades de la Marina estadounidense para respaldar las tareas.

miércoles, noviembre 19, 2014

Lectura de 19 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 747 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 13º
  • Higrómetro: 54%

19 de Noviembre de 2014

ABC


B. SAGASTUME@BERSAGASTUME  / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
Día 18/11/2014 - 01.34h

Los responsables del BAM intentaron por todos los medios convencer a los activistas de que respetaran las normas y se alejasen de la zona, pero la orden fue desoída una y otra vez

«Hemos recibido y comprendido su mensaje. Vamos a permanecer en posición. Estamos obligados a permanecer aquí, pues nuestro deber es proteger el medio ambiente y tenemos la obligación de hacerlo. No vamos a permitir el trabajo del “Rowan Renaissance” en estas aguas profundas».

El que habla es el capitán del «Arctic Sunrise» de Greenpeace y se dirige al capitán del «Relámpago», buque de acción marítima (BAM) de la Armada Española apostado en el área de permisos otorgados a Repsol para garantizar la seguridad de la zona de exclusión y la libertad de navegación. El desenlace es conocido: el sábado, poco antes del amanecer, a las siete de la mañana (hora insular canaria), del «Arctic Sunrise» se desprenden tres lanchas que se dirigen al barco alquilado por Repsol «con la intención de abordarlo», relata la Armada.

Con unas maniobras de derrape, dos lanchas del «Relámpago» se interponen para impedir el abordaje. De los roces, cae una activista al agua y resulta lesionada. Los vídeos, filmados por Greenpeace, consiguen el impacto deseado.

Lo que no se ha contado es que durante toda la noche, unas ocho horas, y a través de la radio, se mantuvieron negociaciones entre los dos buques, según pudo saber ABC de fuentes de toda solvencia. Los responsables del BAM intentaron por todos los medios convencer a los activistas de que respetaran las normas y se alejasen de la zona, pero la orden fue desoída cada vez que fue emitida.  

Finalmente hubo de ser un tripulante de la Armada, preparado a tal fin con sus aletas y traje de neopreno, el que se quitase el casco y el chaleco para rescatar a la activista italiana. Posteriormente, un helicóptero la trasladó a un hospital para que fuera atendida en su lesión, una fractura expuesta de tibia.

martes, noviembre 18, 2014

Guardia de cine: Haru en el reino de los gatos


Título original: Neko no ongaeshi. Nacionalidad: Japón. Anime/Comedia. Año: 2002. Min: 75. Dirección: Hiroyuki Morita. Studio Ghibli.

A nadie le va a extrañar que este filme no se encuentre en las primeras posiciones del ránking de mejores filmes del estudio Ghibli de animación (aunque, aún así, le han dado un notable). Carece de esa fuerza descarnada en narrativa, poética e imagen, pero aún así, a los que nos gustan los gatos y pasar un buen rato con una trama simple, aunque graciosa y divertida, es una más que razonable opción.

Haru es una adolescente japonesa un tanto torpe y desarreglada. No es un caso único en el planeta, ya que en ocasiones nos podemos sentir identificados con ella o, si no es el caso, haber conocido a alguien muy similar.

Un día, Haru salva a un gato que cruzaba la calle de ser atropellado por un camión, y lo gracioso del tema es que lo hace con un palo de lacrosse. Ya en la acera, reponiéndose del esfuerzo, la impresión y la adrenalina, la muchacha se encuentra con que el felino al que acaba de salvar el pellejo le da las gracias a la japonesa. Es entonces cuando la locura se desata en la vida de Haru, sobre todo cuando se van sucediendo algunas de las escenas más tronchantes del filme, destacando la del cortejo del rey gato, quien viene a darle las gracias en persona, porque aquel incauto, que casi acaba con un tatuaje permanente de marcas de rodadura de una rueda de camión, es su hijo, todo un príncipe.

Haru es perseguida desde entonces por una miríada de gatos que le agasajan con ratones, le "solucionan" los problemas de su existencia, etc., Incluso insisten en que haga una visita al reino de los gatos donde uno parece estarse todo el día a la bartola. Sin embargo, ese interés viene acompañado del deseo de que la humana se convierta en felino y contraiga matrimonio con el príncipe auxiliado. No todo pinta tan bien, y alguien se preocupa por Haru, quien la insta a acudir a la Oficina de Asuntos Gatunos, donde será recibida por una serie de peculiares personajes.

Aunque sigue la guasa, la estancia dentro de los dominios del reino de los gatos pierde algo de intensidad y se aprecia una alarmante necesidad en la trama de tomar prestados elementos prestados de otros filmes del estudio e, incluso, a otros de temática fantástica cuyos títulos no voy a desvelar. Elementos que también serán empleados en filmes posteriores a la producción de éste al que dedicamos estas palabras.

Un tanto floja en su tercio final, no deja de ser una bonita fábula provista de una moraleja nada velada: que cada uno de nosotros tiene aprenda a vivir y a asumir sus responsabilidades. Y, mientras tomamos nota de la lección, nos estamos partiendo de la risa. ¿Qué hay mejor?

Lectura de 18 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 747 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 12,5º
  • Higrómetro: 54%

18 de Noviembre de 2014

EL DIARIO.ES


El Ministerio considera que los activistas de Greenpeace violaron la zona de exclusión al desoír las advertencias, portando en sus lanchas escalas y pancartas con el objetivo de "abordar" el 'Rowan Renaissance'

La Armada asegura que el golpe que sufrió la persona que ahora está hospitalizada, no provino de las hélices de sus lanchas porque están "protegidas"

Europa Press - Madrid
17/11/2014 - 14:20h

El Ministerio de Defensa ha justificado este lunes la actuación de la Armada en el incidente con Greenpeace el pasado fin de semana en la zona donde se llevan a cabo los sondeos en busca de hidrocarburos en aguas cercanas a Canarias, ya que considera que "hizo lo que tenía que hacer" para evitar que la ONG cometiera un "delito de piratería" como es el abordaje de un barco.

El incidente se produjo el pasado sábado, cuando activistas de Greenpeace intentaron aproximarse a bordo de lanchas neumáticas al buque de perforación Rowan Renaissance, perteneciente a la empresa Repsol, con el objetivo de protestar contra las prospecciones petrolíferas en aguas de Fuerteventura y Lanzarote.

Según han explicado a Europa Press fuentes del Ministerio de Defensa, el buque Relámpago de la Armada, que se encontraba en la zona con la misión de garantizar la libertad de navegación y el acceso a las zonas de prospección petrolífera, emitió sucesivas advertencias al barco Arctic Sunrise de Greenpeace pidiéndole que abandonara la zona de seguridad establecida alrededor de la embarcación de Repsol.

Las fuentes consultadas han indicado que dichas advertencias fueron escuchadas y desoídas por la ONG, razón por la cual el buque de la Armada, que en todo momento estuvo en contacto con el Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima -dependiente del Mando de Operaciones en Madrid-, tomó la decisión, siguiendo el protocolo establecido para este tipo de situaciones, de actuar para evitar el abordaje con varias embestidas desde sus lanchas neumáticas.

Así pues, el Ministerio de Defensa considera que los activistas del grupo ecologista violaron la zona de exclusión al desoír las advertencias, portando en sus lanchas neumáticas escalas y pancartas con el objetivo de "abordar" el Rowan Renaissance, lo cual es un "delito de piratería".

Distintas versiones sobre las hélices

En cuanto a la joven que resultó herida al caer al agua desde la lancha de Greenpeace y golpearse con una hélice, Defensa asegura que es "imposible" que el golpe proviniese de una de las hélices de las lanchas de la Armada, ya que éstas se encuentran "protegidas" precisamente para evitar este tipo de accidentes.

Así, el ministerio considera que las heridas de la joven, que está ingresada en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, debieron producirse por el golpe de la hélice de la lancha de Greenpeace, si bien la ONG niega este extremo porque subraya que sus zodiac no tienen hélices externas.

En cualquier caso, desde el departamento que dirige Pedro Morenés han recordado que la joven fue rescatada del agua por un marinero del buque Relámpago, que fue atendida después en esta misma embarcación y después evacuada en un helicóptero del Ejército del Aire.

lunes, noviembre 17, 2014

La mar


El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre, 
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste 
del mar?
En sueños la marejada 
me tira del corazón; 
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste 
acá? Gimiendo por ver el mar, 
un marinerito en tierra 
iza al aire este lamento: 
¡Ay mi blusa marinera; 
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!

Rafael Alberti

Lectura de 17 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 748 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 12,3º
  • Higrómetro: 54%

17 de Noviembre de 2014

TE INTERESA


16/11/2014 - DavidAM/Agencias, MADRID

Apodado 'mediohombre' porque se quedó cojo, tuerto y manco por sus múltiples heridas en combate, no perdió ni una sola batalla.

El rey Juan Carlos no se prodiga mucho en actos públicos desde que abdicó en su hijo, el rey Felipe VI. Sin embargo este fin de semana inauguró en los Jardines del Descubrimiento de la plaza madrileña de Colón el monumento a Blas de Lezo, el gran marino español del siglo XVIII que, apodado 'mediohombre' porque se quedó cojo, tuerto y manco por sus múltiples heridas en combate, no perdió ni una sola batalla.

Desde este sábado, su efigie, una estatua en bronce de casi ochenta centímetros obra del artista Salvador Amaya y que muestra de cuerpo entero al teniente general de la Armada responsable en 1741 de la trascendental victoria de la flota española sobre tropas inglesas en Cartagena de Indias, comparte reconocimiento en esta plaza madrileña con otros marinos ilustres como Cristóbal Colón y Jorge Juan.

Ha sido don Juan Carlos el encargado de descubrir la placa de esta escultura a Blas de Lezo, en un acto militar en el que el monarca ha sido recibido con honores por parte de una compañía mixta integrada por dos secciones de Infantería de Marina y una de Marinería. El monarca saliente estuvo acompañado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella y el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, el general Jaime Muñoz-Delgado.

Con la inauguración de este monumento se salda una deuda histórica con la figura del militar español que, pese a ser uno de los marinos más importantes de la historia naval española, no contaba con ningún espacio público en la capital.

Así lo han destacado en sus discursos tanto Íñigo Paredes, el presidente de la Asociación Monumento a Blas de Lezo, promotora de la escultura mediante cuestación popular; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado, y el embajador de Colombia, Fernando Carrillo.

"No hay patria sin compatriotas a los que admirar. La patria no es un territorio ni una fecha, es el ideario donde habitan hombres como Blas de Lezo", ha señalado Paredes quien ha subrayado el "sacrificio, esfuerzo y humildad" que convirtieron al marino en "uno de nuestros mejores hombres". Para el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada la escultura de Blas de Lezo supone el reconocimiento a "un gran español" y a un marino que venció en todas las batallas en las que participó "engrandeciendo" el nombre de España.

"Con solo seis buques y un puñado de hombres alcanzó su máxima hazaña histórica en 1741", ha recordado Muñoz-Delgado, en alusión a la victoria de Blas de Lezo al resistir el ataque de la segunda flota más importante, la británica, en la defensa de Cartagena de Indias, y que permitió, a la postre, que en América se hable español.

Ana Botella se ha sumado también al reconocimiento al teniente general de la Armada, el 'mediohombre'. Su escultura "hace justicia a este español ejemplar", ha dicho, antes de defender que su "inteligencia, astucia y valentía" convierten a Blas de Lezo en "el héroe que toda nación habría querido honrar".

Tras las palabras de la alcaldesa, el acto ha concluido con homenaje a los que dieron su vida por España, un desfile protagonizado por las dos secciones de Infantería de Marina y una de Marinería y el himno de la Armada, cantado por muchos de los asistentes, incluido el rey Juan Carlos.

El monumento con su efigie de la madrileña plaza de Colón dará fe a partir de ahora de la memoria de quien fue uno de los mejores marinos de la Armada española.

viernes, noviembre 14, 2014

Seren Gibson presenta su instancia


Lectura de 14 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 741,5 (Viento-Lluvia). Lluvia tras una madrugada de tormenta
  • Termómetro: 14º
  • Higrómetro: 53%

14 de Noviembre de 2014

EL MUNDO


LA VOZ DE FERROL


Las actualizaciones de los navíos obligan a iniciar la obra a ritmo lento

BEATRIZ COUCE
ferrol / la voz  14 de noviembre de 2014  05:00

Navantia mantiene la previsión de iniciar la construcción del Buque de Acción Marítima (BAM) para la Armada española en el astillero de Fene a finales de este mes o principios del próximo, una vez que el Gobierno haya aprobado la orden de ejecución del barco. Aunque las previsiones apuntaban a que la luz verde ya tenía que haberse producido en un Consejo de Ministros, el trámite aún no se ha salvado. La planificación preliminar del trabajo que maneja la compañía pública prevé un arranque de la fabricación lenta, con la ejecución de tres bloques del buque desde el comienzo de las tareas y hasta el próximo verano.

La compañía pública explica la ralentización de la ejecución del navío en que, pese a que ya existen otros cuatro barcos anteriores de la serie, estos dos nuevos autorizados por el Gobierno central la pasada primavera incorporarán algunas actualizaciones, lo que requiere, entre otros, de generación de más documentación técnica.

No obstante, sostiene que tras el verano se llevará a cabo un ritmo de producción normal en todo proceso de construcción naval.

Por el momento se desconoce qué porcentaje del barco se construirá en el astillero de Fene y cuál en el de Ferrol.

El Gobierno anunció que los dos BAM -uno se hará en la ría ferrolana y otro en la bahía de Cádiz- se fabricarán entre el 2014 y el 2019. Es decir, durante cinco años, uno más que los empleados para la construcción de cada uno de los cuatro de la serie anterior.

Además, con este contrato, Navantia está obligada a realizar un esfuerzo competitivo adicional, ya que el Gobierno ha fijado un presupuesto de 333,5 millones de euros y el coste real de fabricación es de 378. La firma indica que introducirá mejoras en el proceso de fabricación para lograr realizar el ajuste prespuestario antes de la entrega del barco y el presidente, José Manuel Revuelta, ha insistido a sus trabajadores en que es necesario reducir los costes. «Solo hablan de competitividad y no tienen en cuenta la rentabilidad social de una empresa como esta», afirmó Ignacio Naveiras, presidente del comité intercentros, quien reprochó a la compañía «querer vender a Defensa casi a precios asiáticos».

Los trabajadores dicen que la empresa quiere vender a Defensa a precios asiáticos.

CONFIDENCIAL


Reaparecerá en un compromiso de la agenda oficial después de casi tres semanas

El rey Juan Carlos asistió por última vez a un acto de la agenda oficial de la familia real el 27 de octubre, cuando hizo entrega de la XV edición ‘Premio de Economía Rey Juan Carlos’ a Agustín Maravall Herrero. Casi tres semanas después, el monarca reaparecerá para cumplir con un nuevo compromiso institucional.

M.C.
Don Juan Carlos inaugurará mañana el monumento en homenaje al Teniente General de la Armada Blas de Lezo y Olavarrieta, uno de los marinos más importantes de la historia española.

El monarca presidirá esta inauguración que tendrá lugar en los Jardines del Descubrimiento de la Plaza de Colón, en Madrid. El Consistorio de la capital ha colaborado en esta iniciativa junto a la Asociación Monumento a Blas de Lezo, que ha promovido la cuestación popular con la que se ha sufragado.

Según ha podido saber Monarquía Confidencial, el motivo por el que don Juan Carlos será el encargado de acudir a la inauguración de la estatua en homenaje al marino vasco es por petición popular. Los encargados de promover esta iniciativa fueron los que solicitaron a La Zarzuela que el monarca asistiese en representación de la familia real.

Blas de Lezo es considerado uno de los marinos más destacados de la historia naval del país por, entre otras hazañas, su victoria en 1741 en Cartagena de Indias ante el ataque de una flota inglesa comandada por el Almirante Vernon. 

jueves, noviembre 13, 2014

Lectura de 13 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 742 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 14º
  • Higrómetro: 53%

13 de Noviembre de 2014

DEFENSA.COM


MIÉRCOLES 12 DE NOVIEMBRE DE 2014 10:31

(defensa.com) El 30 de octubre en defensa.com profundizamos en detalle en las nuevas características de que dispondrá la fragata F-110 en la que trabaja el astillero español Navantia. Ahora podemos confirmar que el Programa Tecnológico del radar en Banda S con el que contarán las F-110 estará dirigido por Indra, aunque la multinacional española de las tecnologías de la información y la comunicación contará con un socio tecnológico para desarrollar la opción más probable del radar que se pretende lleve instalada la F-110.

En cualquier caso, la configuración final del buque debe ser actualizada por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), quién tomará las decisiones sobre las alternativas que mejor se ajusten en coste y plazo a la solución operativa deseada y que entrañen menores riesgos tecnológicos.

Como adelantamos a finales del mes pasado, la suma del anuncio del radar de Banda S y el diseño del mástil afacetado con ocho caras hace entrever que el radar elegido no será el Aegis como en las F-100, dejando a Indra como una de las opciones para el sistema radar. Esta opción podría pasar por la tecnología CEAFAR (banda S)/CEAMOUNT (iluminador en estado sólido en banda X) en la que Australia ya trabaja junto a los Estados Unidos desde 2005.

En el plano técnico, la diferencia entre estos sistemas es que los radares del sistema Aegis son del tipo AESA (activos), mientras que los CEA son PESA (pasivos) lo que unido a la frecuencia en la que trabaja se concretaría en un menor alcance que los Aegis. Recordemos que la Armada y Navantia ha insistido en que las F-110 tendrían menos capacidades de detección antiaérea, lo que podría explicarse por este menor alcance, en cualquier caso más que suficiente para dar cobertura a las unidades a las que escolta. El radar AN/SPY-1D de las F100 (o el más moderno AN/SPY-1D(V) de la F-105 “Cristóbal Colón”) podría ser excesivo en alcance, planteándose opciones como la versión del Aegis AN/SPY-1F instalada en las F310 noruegas o el CEAFAR/CEAMOUNT.

Por el contrario, la tecnología de los radares CEA evita el uso de iluminadores para el guiado de misiles como en el caso del Aegis. Además, dadas las buenas relaciones existentes entre España y Australia tanto en el plano de sus organizaciones de Defensa como en plano técnico, no resultaría descabellado apostar por una nueva colaboración entre ambos países. Esta se centraría en la transferencia de tecnología y conocimiento del lado australiano sobre la tecnología CEAFAR hacia el programa F-110 español, a través de Indra.

En el caso de la fragata para el programa australiano SEA500 con el que Navantia trabaja junto a la organización australiana DMO, el radar elegido es el sistema basado en la tecnología CEAFAR de la que hablamos anteriormente. En el caso de estas fragatas que Navantia ofrece a la Marina Australiana, por el momento se está tomando como referencia la plataforma del AWD “Hobart Class” que a su vez está derivado de las fragatas F-100 españolas. (J.N.G.)

miércoles, noviembre 12, 2014

El Ilustrador de Barcos dedica una obra al R-1 Dédalo



Nuestro estimado amigo, Roberto (el Ilustrador de Barcos) vuelve a las “andadas” recuperando, con sus acuarelas, pequeños pedazos del pasado reciente de nuestra Marina. En esta ocasión, ha tenido el gusto de dirigir su mirada hacia nuestro querido, mas desaparecido, R-1 Dédalo, pintándolo con todo su esplendor; pero sin dejar de acompañarlo con otras unidades al fondo, como el destructor D-21 Lepanto y el remolcador A-51 Mahón.

Si os interesa adquirir esta magnífica obra, deciros que se encuentra a la venta en la Librería Robinson de Madrid, así que no dudéis en acercaros a su local o a contactar por los medios de siempre:

c/ Santo Tomé, nº 6 

(Horario: de lunes a viernes de 10:00 a 20:30 ininterrumpidamente. 
Sábados de 10:00 a 14:00).

robinson@nauticarobinson.com 

910 242 807

Lectura de 12 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 744 (Viento-Lluvia). Cúmulos
  • Termómetro: 13º
  • Higrómetro: 53%

12 de Noviembre de 2014

ABC


SARA MEDIALDEA / MADRID
Día 12/11/2014 - 01.18h

La estatua del famoso marino, conocido como «mediohombre», de 35.000 kilos de peso, ya luce en la plaza; Don Juan Carlos la inaugurará el sábado

Rodeado de agua –no podía ser de otro modo–, en uno de los días más lluviosos del otoño madrileño, la estatua del almirante Blas de Lezo llegó ayer a la plaza de Colón, donde quedó instalada y donde el próximo sábado será inaugurada oficialmente con la presencia del Rey Don Juan Carlos. Será el fin de un largo camino que ha sido posible por el tesón y la voluntad de Íñigo Paredes y todos los miembros de la Asociación Pro-Monumento a Blas de Lezo, la colaboración del Ayuntamiento de Madrid, la implicación de la Armada y la generosidad de tantos donantes que han contribuido a la suscripción popular con la que se ha erigido la estatua.

Desde hace semanas, estaba ya preparado el anclaje del grandioso monumento, de 7 metros de altura y 35.000 kilos de peso, erigido en bronce y sobre un pedestal de granito de Quintana de la Serena. Pero fue ayer cuando las inmensas piezas permitieron, en unas horas, completar este puzzle de historia y sentimientos.

Granito gris y bronce
El monumento al marino conocido por sus contemporáneos como «Mediohombre» –no por su falta de valor, que demostró sobradamente, sino por sus múltiples heridas de guerra– se ha colocado en la plaza de Colón, mirando a la gran bandera de España que ondea en el lugar, y muy cerca del ancla que apenas hace dos meses se inauguró en recuerdo del ingeniero naval, Jorge Juan.

Las diferentes piedras de granito gris de Quintana que dan forma a su pedestal fueron trasladadas hasta el lugar en camiones, y desde allí mediante una grúa y varios tirantes se desplazaron hasta el sitio preciso en que debían ser colocadas. Una tarea delicada y compleja: la menor de las piedras desplazada pesaba 4.000 kilos, y todo el conjunto, 25.000, sin contar la estatua.

Para colocar cada uno de los elementos, varios operarios utilizaban unas finas barras de hierro, media docena de cuñas de madera y una gran pericia. Y así fueron instalando cada parte, una sobre otra, con la parsimonia de los trabajos importantes, sin un error. El granito ha sido trabajado a mano, moldura a moldura, durante semanas: «No menos de un mes desde que salió del bloque de cantera», explicaron a ABC los responsables del trabajo, que llamaban la atención sobre la belleza de cada una de las piezas.

El escultor, vigilante
El escultor del monumento, Salvador Amaya, asistió a la colocación sin perderse un detalle, igual que Íñigo Paredes, presidente de la Asociación Pro-Monumento a Blas de Lezo. El artista ha empleado 1.700 kilos de arcilla para darle forma a esta réplica del almirante que venció al terrible Wdward Vernon con seis barcos frente a los 195 navíos británicos, en la Batalla de Cartagena de Indias (1741). Una vez «extraída» la figura del bloque de arcilla, mediante moldes fue transformada en estatua de bronce.

En el monumento, Blas de Lezo aparece como las distintas acciones bélicas le dejaron: tuerto de un ojo, impedido de un brazo y cojo de una pierna por una esquirla, un balazo de mosquete y una bala de cañón. Con un uniforme de la época en que se ha cuidado hasta el más mínimo detalle. Las comisarias de la exposición «Blas de Lezo, el valor de mediohombre» ayudaron al escultor en esta tarea, ya que no se conservan uniformes de teniente general del siglo XVIII, aunque sí patrones, con los que el artista ha trabajado.

Suscripción popular
El marino, con el gesto serio de quien se ha enfrentado a menudo a la soledad del mar y a la lucha contra hombres y elementos, participará desde el sábado de las vistas de los Jardines del Descubrimiento, mirando a la gran bandera hecha con tela de vela de barco que ondea en el centro de la plaza, y muy cerca del otro almirante, Cristóbal Colón. En su pedestal, una inscripción recuerda su nombre, cargo y hechos principales, y también que el monumento se levanta por suscripción popular, por la generosidad de muchos españoles, particulares y empresas, civiles y militares, convencidos de la necesidad de hacer un homenaje a una figura que en cualquier otro país sería hace muchos años un héroe nacional, y aquí apenas ha dejado de ser un desconocido.

A pesar de la lluvia, al ser la plaza de Colón un lugar muy transitado, fueron muchos los madrileños que se acercaban a preguntar por el monumento, por la hora de la inauguración –las 12.30 del próximo sábado–, o daban sus primeras impresiones sobre la escultura. «El Mediohombre» y su estrategia consiguió derrotar al almirante inglés Edward Vernon, que tan seguro estaba de su victoria sobre los españoles que incluso acuñó monedas conmemorativas antes de lograrla.

YAHOO.FINANZAS


Agencia EFEAgencia EFE – Hace 13 horas

Buenos Aires, 11 nov (EFE).- El Buque de Investigación Oceanográfica de la Armada española "Hespérides" llegó hoy al puerto de Buenos Aires para una escala de cuatro días dentro de su vigésima campaña en la Antártida, informó a Efe la Embajada de España en Argentina.

El "Hespérides" permanecerá en la capital argentina hasta el 15 de noviembre y abrirá al público el jueves 13 hasta completar el aforo de 80 plazas.

Esta escala se enmarca dentro de la vigésima octava campaña española en la Antártida y la vigésima del Hespérides, que partió de su base en Cartagena, en el sureste de España, el pasado 20 de octubre, donde está previsto que regrese el 5 de mayo de 2015.

Según señaló el Ministerio de Economía y Competitividad español, durante estos seis meses se desarrollarán 15 proyectos científicos en los que participarán cerca de 70 investigadores procedentes de 12 países y unas 80 personas de apoyo.

Nueve de esas iniciativas están financiadas por el Programa Estatal de Investigación, que cuenta con fondos de la Unión Europea; tres dependen de grupos de investigación de Bélgica, Japón y Alemania, que utilizarán las bases y medios españoles, y dos son colectivos de científicos españoles que trabajarán en una base argentina y en un buque alemán.

Desde que comenzó a trabajar para la Armada en 1991, el buque ha apoyado 140 proyectos de investigación, 50 de ellos en la Antártida, por los que han pasado más de 800 científicos, y ha navegado más de 200.000 millas náuticas, lo que equivale a unas 9 vueltas al mundo.

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 12 de noviembre de 1914

12 de noviembre de 1914

En España

El diputado por Baleares, Sr. Roselló, trajo al orden del día la noticia del fusilamiento de unos españoles en la ciudad de Lieja tras su ocupación por parte de fuerzas alemanas. Roselló dio a conocer la identidad de los fusilados, Jaime y Antonio Oliver, así como de sus tres dependientes.

La respuesta del Gobierno es que se estaban investigando dichas muertes.

martes, noviembre 11, 2014

Guardia de literatura: “El talento de Mr. Ripley”, de Patricia Highsmith

Thomas Ripley es un individuo bastante difícil de clasificar. Por un lado, no resulta extraño llegar a la conclusión de que es un psicópata desbordado por los complejos y las dudas; hasta podría estar dotado de ciertos rasgos propios de una persona bipolar. No parece caber en él más sentimiento de culpa que aquel que nace de la innecesariedad de algunas de sus acciones y del fastidio al comprobar que los eventos podrían haberse desarrollado de una forma menos mezquina. 

Ripley es un Don Nadie que reside en Nueva York y que se ha especializado en la invención de anécdotas, relaciones y hasta trabajos inexistentes. Incluso juega a las estafas, aunque nunca ha sido capaz de llevarse el dinero de nadie al bolsillo. Y tan bueno es en eso de crear mentiras que hasta él mismo termina por creérselas, virtud que le permitirá vivir una extraña aventura en la que el lujo, el asesinato y el miedo constante a ser descubierto será la tónica. Y es que Ripley quiere ser libre, algo que no logra conseguir hasta mediada la trama (o eso cree él).

La novela, ambientada casi en su totalidad en pueblos y ciudades de Italia, sirve para mostrar la despreocupada vida de los jóvenes y acomodados estadounidenses en una Europa llena de cicatrices invisibles y que parece rendirse a sus pies entre Martinis y Penrods. Son los años 50.

Una vida que también Ripley quiere para él; así que no dudará en aprovechar cualquier cambio en su Suerte.

Una tarde cualquiera, es asaltado en un bar por Herbert Greenleaf, un magnate neoyorquino, y recibe de éste el encargo de viajar hasta el pueblo costero de Mongibello para convencer a Dickie, su caprichoso y díscolo hijo, de que “se deje de pájaros” y vuelva al redil. Pero Ripley pronto se dará cuenta de las posibilidades de su nueva situación, que le permitirían vivir lejos de un país asfixiante y lleno de deprimentes recuerdos. 

El dinero de Mr. Greenleaf primero y el de Dickie después, es suficiente pasaporte para viajar a un futuro mejor, dando lo mismo si el joven adinerado lo mantiene despreocupadamente como amigo o si Ripley lo asesina y asume su personalidad robándole todo.

Tras el primer capítulo, que te atrapa de una manera un tanto inquietante, el libro deja transcurrir pasajes carentes de interés hasta que Ripley comienza a maquinar, cosa que no ocurre hasta terciada la trama. A partir de entonces, las mentiras se irán acumulando, formando un castillo que ora es de naipes, ora de firme roca. El terror de Ripley a ser descubierto llega a ser una constante que entra en juego con una seguridad en sí mismo que a veces ralla lo absurdo. 

La polémica autora estadounidense Patricia Highsmith ha pasado a la Historia de la literatura por sus atormentados personajes y los escenarios en los que representan sus papeles. Aún permitiendo contados puntos de luz, los sentimientos oscuros son los que predominan en sus cuartillas. Y, claro está, esta novela es un vehículo al que Highsmith no duda en llenar de ideas homófobas y misóginas, no habiendo, no obstante, nada contra los judíos, pero sí contra los latinos.

Resulta ser ésta una historia interesante; bastante única, si nos vale la expresión, y en la que Ripley es lo único que interesa, ya que el resto de personajes, aunque dotados de cierta importancia, no dejan de ser simples dianas para que el protagonista principal clave en ellas sus miedos y prejuicios.

Lo más destacable de la narración es la capacidad de Highsmith para imprimir en papel la tensión y desasosiego del asesino según el peligro se acerque o se aleje de él.

ISBN: 9788433902993

Lectura 11 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 739 (Viento-Lluvia). Lloviendo
  • Termómetro: 13º
  • Higrómetro: 53%

11 de Noviembre de 2014

ABC. ESPEJO DE NAVEGANTES


Publicado por Javier Noriega el nov 10, 2014

“Para venir a Cartagena, es necesario que el Rey de Inglaterra construya otra escuadra mayor, porque ésta solo ha quedado para conducir carbón de Irlanda a Londres”. Contestación de Blas de Lezo al almirante Británico Vernon ante su mensaje de retirada a Jamaica.

El 7 de Noviembre de 1895, el teniente Lapanotiere procedente con nuevas de la mar, desembarca en Falmouth para despertar a Lord Barham , octogenario primer Lord del Almirantazgo. En su badana de cuero transportaba los despachos de Collingwood tras Trafalgar. En los mismos, anunciaba la muerte del almirante Nelson. También de que la flota combinada fue derrotada en aguas de Cádiz. Al día siguiente de conocerse la derrota; “Los hombres palidecían al oír la noticia y lloraban sin rebozo en las calles, y cuando los correos iban pasando por los campos, aldeas enteras se quedaban silenciosas y atónitas en su aflicción”. Nelson había muerto e incidentalmente se había ganado una gran batalla.

“En la mañana del miércoles 8 de enero de 1806, la multitud llenaba las márgenes del río por donde pasaría el cadaver de Nelson. En cada lugar asequible desde Greenwich a Whitehall, aguardaban silenciosas muchedumbres para rendir honores al muerto, y a las diez en punto, la larga procesión de dieciocho barcazas, moviéndose al compás del lento batir de los tambores, se apartó lentamente del hospital, el actual Old Royal College de Grenwich, para navegar solemnemente río arriba. Los botes ornados de negro paño, remaban sin interrupción hacia la ciudad, y al pasar la flota funeraria, la multitud guardaba silencio y muchos lloraban.

En la comitiva iba los capitanes y oficiales de la Marina Real. Los heraldos de luto riguroso. Los sirvientes personales de Nelson. En la segunda barca. Junto a las trompetas, oficiales de armas llevaban la cota, el escudo, la espada, el guantelete y las espuelas del almirante difunto…y por ultimo, iba el ataúd. Cubierto con amplio paño de terciopelo y rodeado por seis tenientes de la Marina real; a su cabeza, el rey de armas, llevando sobre un almohadón otra corona de vizconde; en la proa, la bandera del Reino Unido.

Tras la multitudinaria marcha por el río, el jueves, 9 de Enero, el cortejo se dirigió a San Pablo. El ataúd cubierto de terciopelo negro, iba en un carro funebre que se había construido para que se pareciese al Victory, tirado por seis caballos. Sus alrededores estaban ocupados por los marineros del Victory, en formación. Todo había terminado, y al apagarse el rumor del último paso que se alejaba, Nelson quedo al fin en paz. Desde aquel momento, el Nelson hombre se perdió para Inglaterra y nació el Nelson tradición. El Nelson Leyenda“.

Marchemos para cambiar de escenario y de tiempos. Atravesamos el gran azul. Del grisáceo Támesis, a la soleada fortaleza hispana. Para observar unos decenios antes como en aquellos muros pétreos, Blas de Lezo, el héroe español se dejaba el alma para morir un caluroso 7 de septiembre de 1741. Murió en la soledad y en medio de dolores físicos y morales, ya que su compañero de armas en la defensa de la ciudad, Don Sebastian de Eslava, le había inculpado por los desastres del asedio, muy a pesar de la victoria y muy a pesar de ser compañeros en aquellas tierras de los reyes de España. Una historia muy nuestra. Sobre los detalles de su agonía, la carta que Rodrigo Torres manda al gobernante Español, El marqués de la Ensenada,a bordo de «El glorioso», en el Puerto de la Habana, fechada 28 de octubre de 1741, nos da más pistas sobre el asunto: «Del capitán de Fragata D. Daniel Huoni, me participa la muerte del Teniente General D. Blas de Lezo, el día 7 de septiembre por unas calenturas, que en breves días se le declaró tabardillo; y aunque estuvo privado 11 horas volvió en sí, pudo recibir los santos sacramentos y disponer sus cosas; y a los 9 días de haberle dado, se lo llevó Dios».

Por todo ello, Blas de Lezo seria enterrado sin honores, en pobres condiciones. En el silencio. Ni habría ni trompetas, ni tambores. Ni heraldos, ni banderas, ni por supuesto comitivas como ocurriría con el de Horatio Nelson y que más arriba hemos apuntado. Los decenios de servicio a la corona y a la marina quedaban en la nada. Fue tal el olvido al que fue sometido, que ni tan siquiera los documentos que pudieron existir sobre su inhumación, tuvieron la atención merecida de la gloria. Con la atención debida, guardados en tal o cual lugar. La humedad y el abandono también lo barrerían de la historia en su anonimato. Ni las letras quedarían para rememorar su nombre. Murieron dos grandes almirantes. Juzguen por ustedes mismos el reconocimiento que la historia y sus naciones le otorgarían a uno y a otro. A Nelson y Blas de Lezo. Hasta el día de hoy…

Siempre me gustaron las ciudades. Las naciones que recuerdan a sus personajes singulares. Ya fuesen pintores, escritores, ingenieros, filósofos, matemáticos, historiadores, químicos o médicos. No es muy difícil observar cuando uno visita las grandes ciudades imperiales, como muchas de estas personas son reconocidas más allá del tiempo y el espacio. Hacen más grandes a sus naciones, a la humanidad y sobre todo, hacen un justo reconocimiento, humilde y cultural a una vida del pasado que contribuyo al desarrollo del país y en ocasiones del mundo. Recordados en sus barrios, en sus hogares de nacimiento, en sus talleres, en sus academias o en sus universidades. Incluso en sus tumbas. Recordar la memoria. Su historia y sus personas. En este sentido es fácil recordar a Ricoeur, que posiblemente nos ilustre a todos acerca de su preocupación por la memoria, en todas sus dimensiones, y por la necesidad de una memoria justa alentada por una política de la “justa memoria”, como por el olvido y el perdón. Ricoeur nos recuerda , y que mejor que sus palabras para traer a colación aquí; “La memoria nos constituye. Es uno de los ejes de nuestra identidad”. En nuestro país, desgraciadamente tenemos mucho que aprender de esta enseñanza. No honramos suficientemente el pasado y posiblemente muchos de los problemas que tenemos en el presente, como dice el aforismo, “es la condena a repetirse por su deconocimiento de la historia”. Es entre otros muchos insignes personajes de nuestra historia, que a pesar de descubrir el mundo, o ser un pintor universal, o un premio nobel o ser un escritor célebre, mueren en el olvido.

En ese templo de la mar que es el Museo naval de Madrid, tras la sala de los Austrias, siempre estuvo el cuadro de Lezo expuesto, contando su historia desde hace años. Un rincón que homenajeaba, cuando pocos lo hacían en el mundo, su impresionante historia. Tuvo que ser recientemente en el mismo museo, donde se recordase multitudinariamente aquella memoria. Más de ochenta mil visitas en la capital avalan la exposición y el interés por recuperar la figura del insigne marino vasco. . D. Blas de Lezo y Olavarrieta, el soldado español que nunca se rindió, manco, tuerto y cojo, después de sus 22 batallas, expediciones y la defensa del comercio y las ciudades de América. A sus 52 años antepuso su vida, para salvar la integridad del Imperio…

Respecto a su país. Su honra fue recuperada. Tuvo que ser años mas tarde cuando recibió el merecido reconocimiento de la Corona y a su hijo mayor se le otorgó, en 1762, el título de marqués de Ovieco. Sin apenas conocimiento, ni glortia. Dos siglos después, el 7 de septiembre de 1955, en Cartagena de Indias fue erigida una estatua donada por el gobierno español en homenaje a Lezo. Si bien la sociedad civil ha obviado a Lezo, excepto afortunadamente algunas singularidades como es el de tener una calle en las ciudades de Valencia, Málaga, Las Palmas de Gran Canaria, San Sebastián y Pasajes, su ciudad natal. Junto a estas honrosas excepciones,tenemos que decir que Lezo si ha sido honrado por la Armada Española, que bien conocían de su significado desde siempre. Lo hacen, recordándolo con el mayor honor que puede rendirse a un marino español, siendo costumbre que exista siempre un navío de la Armada bautizado con su nombre. Igualmente tambien existe una placa en su honor en el Panteón de Marinos Ilustres en San Fernando (Cádiz) donde reposan héroes los de la Real Armada Española. Y de ahí practicamente al silencio, hasta la actualidad.

El pasado 8 de mayo la Asamblea General de la Asociación Monumento a Blas de Lezo decidió, con un 80,13% de los votos, encargar el proyecto de escultura a D Salvador Amaya. La sociedad civil, orgullosa de nuestro pasado pone la pica acertadamente en Flandes. Mejor dicho, en pleno centro de Madrid. Un proyecto de escultura que finalmente será erigida en público el próximo Sábado, 15 de Noviembre en la Plaza de Colón. Llevan mucho tiempo preparando dicho acontecimiento y muchos ciudadanos, gracias a las redes sociales y a twitter pudimos conocer y apoyar dicha propuesta. Y por fin llega el día. Tal y como afirma ABC, se espera la presencia de los reyes de España para respaldar el acto y si cabe, hacer buena esa “justa memoria” de Ricoeur. La escultura,de unos 3,5 metros de altura, obra del artista madrileño Salvador Amaya quien ha querido representar a un Blas de Lezo en actitud serena y reflexiva en los momentos previos al fragor de la batalla.Tras esto, mucho camino por recorrer. Básicamente, en un país que fue una de las mayores talasocracias del mundo. Uno de los mayores Imperios que surcaron la mar desde el siglo XV al XVIII.

Quizás nos queden finalmente la dirección de las palabras de Pérez Revert e efectuadas en el pasado mes de Junio en el simposio “La mejor historia por contar”. Por lo reciente y por contar magistralmente estas historias que cabalgaban de la mano de Elcano, Patiño, Jorge Juan o Blas de Lezo entre otros, de la boca de almirantes, escritores o historiadores. Historias tan desconocidas para una sociedad en general, que no está habituada a poner en valor a sus héroes.Para el escritor Español, la desprotección derivada del desinterés hacia nuestros patrimonio histórico sumergido no cesará «hasta que un niño español no sepa quiénes son Gálvez , Jorge Juan o Blas de Lezo ». Para él, la educación es la clave, porque sólo desde la concienciación de que, cuando los niños se plantan ante una pieza sacada de uno de esos barcos, están haciéndolo en realidad ante un pedazo de su propia historia, la situación no empezará a cambiar.

Y para terminar. Solo quedaría que nuestros colegas investigadores colombianos  hallaran el lugar donde yace el cádaver de Blas de Lezo. Llevan trabajando esforzadamente desde hace un tiempo en el proyecto. Ya conocemos las diferencias existentes con su homólogo naval británico. Como se le honró. Como pasó a la historia. En el caso del marino vasco, parece que yace en lo que hoy es un cine abandonado. Un edificio que esta siendo rehabilitado y que se llama Teatro Cartagena. En ese lugar estuvo la Capilla de la Vera Cruz, una iglesia donde fueron enterrados muchos militares en la época colonial y adonde conducen los documentos que hablan del final de los días gloriosos de Blas de Lezo. Ojalá sean ellos. Sus convecinos. Por los que vivió y murió, los que encuentren sus restos.Dicen que la historia, la escriben los vencedores. Pero también los que quieren. Deseémosles suerte en su trabajo concienzudo. Ojalá el paso del tiempo y la destrucción del hombre sobre el yacimiento arqueológico no lo haya dañado para siempre.Entre otras cosas para hacer valer esa “memoria justa”. La de Ricouer. La que proviene del camino del corazón. Y de la historia. La valentía y la inteligencia no solo fue patria de Nelson. Todos los países tienen a sus grandes marinos. España también. Y Blas de Lezo fue uno de los más insignes. Mereció tambores y trompetas. Comitiva y honra. Escribamos sobre ello, afortunadamente ya son numerosas las plumas que lo hacen, ya que en su momento, hace siglos, no se hizo como se debiera. Es de justo reconocimiento.

lunes, noviembre 10, 2014

Lectura de 10 de Noviembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 747 (Viento-Lluvia). Encapotado. Chiribiri
  • Termómetro: 12º
  • Higrómetro: 53%

10 de Noviembre de 2014

ABC


CÉSAR CERVERA / MADRID
Día 09/11/2014 - 04.47h

La literatura y la propaganda anglosajona han exagerado los episodios de una guerra que ganó España. Entre 1540 y 1650, de los 11.000 buques que hicieron el recorrido América-España solo se perdieron 107 a causa de los ataques piratas

La historiografía inglesa ha insistido en repetir que la actividad pirata fue un constante quebradero de problemas, con corsarios de la bajeza moral de Francis Drake o John Hawkins a la cabeza, para el traslado del oro, plata y otras mercancías del Nuevo Mundo a España. Así, según la imagen todavía presente en el cine y en la literatura, Felipe II y el resto de monarcas españoles de la dinastía Habsburgo terminaron desesperados ante los ataques auspiciados por la Monarquía Inglesa y otros reinos europeos. Sin embargo, las cifras de barcos que llegaron a puerto español desdicen esta versión romántica y falseada de la historia. La Flota de Indias se reveló como un sólido sistema casi sin fisuras.

«El sol luce para mí como para otros. Querría ver la cláusula del testamento de Adán que me excluye del reparto del mundo», aseguró el Rey francés Francisco I tras el tratado de Tordesillas, donde españoles y portugueses se repartieron el Nuevo Mundo con el beneplácito del Papa Alejandro VI. Y desde luego los dos imperios ibéricos –más tarde unidos por Felipe II– no estaban dispuestos a compartir su herencia. Es por ello que la Monarquía francesa y otros enemigos del imperio comenzaron a financiar la expediciones piratas contra los barcos que usaban los españoles para transportar las mercancías.

En 1521, piratas franceses a las órdenes de Juan Florin lograron capturar parte del conocido como «El Tesoro de Moctezuma», el grueso de las riquezas que Hernán Cortés envió a Carlos V tras la conquista de Tenochtitlan, abriendo toda una nueva vía para asaltos y abordajes. Sin embargo, los españoles aprendieron pronto a defenderse de los piratas franceses, a los que más tarde se unieron los ingleses y los holandeses, a través de impresionantes galeones, mucho más armados que los navíos piratas, y un sistema de convoys que, siglos después, serviría a las naciones aliadas en la Primera Guerra Mundial para vertebrar su defensa contra los submarinos alemanes.
Entre 1540 y 1650 –periodo de mayor flujo en el transporte de oro y plata– de los 11.000 buques que hicieron el recorrido América-España se perdieron 519 barcos, la mayoría por tormentas y otros motivos de índole natural. Solo 107 lo hicieron por ataques piratas, es decir menos del 1 %, según los cálculos de Fernando Martínez Laínez en su libro «Tercios de España: Una infantería legendaria». Un daño mínimo que se explica por la gran efectividad del sistema de convoys organizado por Felipe II.

Así, el Monarca estableció por Real Cédula nada más llegar al trono las condiciones para asegurar un sistema de defensa naval inmune a los ataques piratas. El viaje de la Flota de Indias se efectuaba dos veces al año. El punto de partida se emplazaba en Sanlúcar de Barrameda, donde la flota realizaba las últimas inspecciones, y desde allí partía hacia La Gomera, en las islas Canarias.

Tras la aguada –recoger agua en tierra–, la escuadra conformada por unas 30 naves navegaba entre veinte y treinta días, en función de las condiciones climáticas, hasta las islas Dominica o Martinica (Centroamérica) donde se reponían los suministros. Durante todo el trayecto el convoy era encabezado por la nave capitana y los galeones mejor artillados se situaban a barlovento –donde sopla el viento– para proporcionar escolta al grupo. El objetivo general era que ningún barco se perdiera de vista o se desviara del rumbo en solitario. Y por la noche, los bajeles encendían un enorme farol a popa para servir de referencia al que tenían detrás.

El sistema de convoy español, cuyo teórico fue el capitán Menéndez de Avilés, sería copiado por Inglaterra y EE.UU. en las dos guerras mundiales. Pero la auténtica prueba de que cumplió con su proposito es que solo dos convoys fueron por completo apresados en toda su historia: la primera, en 1628, a la altura de Matanzas (Cuba), a manos del almirante holandés Piet Heyn; y una segunda vez en 1656.

¿Quedó herido el Imperio por la piratería?
Sin capacidad para atacar a la Flota de Indias o a los galeones de gran tamaño, la actividad de Francis Drake y de otros de su tallaje se limitó en la mayoría de casos a ataques contra indefensas poblaciones del Caribe. No en vano, el sistema defensivo de algunas poblaciones españolas era realmente deficiente y era fácil sacar partido de la incompetencia de los gobernadores locales. Por ejemplo, el 1 de enero de 1586, el citado Drake tomó la ciudad de Santo Domingo durante un mes y luego la incendio impúnemente.

Sin embargo, tras el desastre de la Armada Invencible Felipe II se tomó en serio el problema de la piratería y destinó ocho millones de ducados para nuevas naves y fortificaciones en el Caribe. Estas, como la inexpugnable Cartagena de Indias, fueron reforzadas por los mejores arquitectos del Imperio. Un esfuerzo logístico que aceleró la decadencia de este tipo de piratería, aquella financiada e impulsada en las sombras por países como Inglaterra, Francia o Holanda. Cabe recordar que, aunque personajes como Drake contaban con patente de corso, España no reconocía a estos piratas como consarios sino como piratas, puesto que actuaban en tiempos de paz.

Es por todas estas razones que el historiador Germán Vázquez Chamorro resta importancia a la influencia que pudo tener la piratería en el proceso de decandecia del Imperio español. En su opinión, los más famosos piratas encumbrado a la fama, sobre todo por la literatura y la propaganda inglesa, realmente atacaban barcos pesqueros o chalupas de escaso o nulo valor para la Corona española. De hecho, los enemigos de España prescindieron de aliarse con los piratas cuando descubrieron otros métodos para ganarle terreno a este imperio. Así, en los siglos XVII y XVIII, todas las naciones se conjuraron para perseguir y castigar sin piedad a los piratas.

ABC BLOG. POR TIERRA, MAR Y AIRE


Publicado por Esteban Villarejo el nov 9, 2014

Conversamos con el escultor Salvador Amaya (Madrid, 1970), creador de la escultura del monumento a Blas de Lezo, el hasta ahora olvidado héroe español de Cartagena de Indias. Tras una iniciativa popular liderada por la Asociación Monumento a Blas de Lezo se presentará a la ciudadanía este próximo sábado en Madrid (plaza de Colón, 12.30 horas).

Aquí, tal y como hemos publicado en la edición impresa de ABC de este domingo, desvelamos las primeras fotografías del monumento que contará con un pedestal que lleva una inscripción que recuerda quién fue Blas de Lezo y un relieve en bronce con el escudo de la flota del Mediterráneo.

El monumento tendrá 7 metros de altura, con 3 m. dedicados a la escultura. El artista Salvador Amaya ha empleado 1.700 kilos de arcilla para darle forma. 273 años después de la batalla de Cartagena de Indias, Madrid y España en general rendirán tributo a este vasco de Pasajes, marino y héroe español. El «Mediohombre»…que le llamaban.

- ¿En qué se inspiró para realizar su «Blas de Lezo»?

- En la victoria de la Batalla de Cartagena, en su leyenda y en la personalidad que podría tener alguien que ha pasado toda su vida en el mar. Supongo que la soledad de un barco, ver pasar los días en altamar, lejos de tu familia y de tu patria forjan un carácter especial. Era una persona de hechos, no de palabras. Seguramente sin grandes aspavientos pero con la idea clara de cómo actuar cuando en el horizonte ves una fuerza naval abrumadora que se aproxima a atacar tu posición y tu sólo cuentas con la pericia y estrategia que te han proporcionado anteriores batallas

- Nada menos que estará emplazado en los Jardines del Descubrimiento, conocidos como la plaza Colón, frente a la estatua del almirante de almirantes. ¿Qué supone para usted este lugar?

- Tanto a nivel profesional como personal es lo máximo. Como madrileño es un orgullo poder dejar parte de mi creatividad en mi tierra. Si a eso le añadimos que mi obra estará expuesta en el centro de Madrid, en un lugar muy representativo y acompañando al descubridor, no puedo más que sentirme satisfecho y agradecido.

- ¿Cómo ha sido el proceso de elaboración de la estatua?¿Qué materiales ha empleado?

- Las esculturas comienzan con la fabricación de un esqueleto metálico que será el que sujete la arcilla. Una vez que esta estructura es firme comienzas a añadir barro dando la forma básica. En este punto comienza la parte artística. Pones y quitas arcilla, modelas los detalles, observas, cambias cosas y trabajas el barro hasta que dices ¡Ya está!. Una vez terminado el modelado en barro, se sacan unos moldes de silicona y escayola que serán con los que trabajen en la fundición. Mediante el procedimiento de la cera perdida, se funde en bronce, se repasa y se patina. Los trabajos de fundición los dejo en manos de profesionales. Para este monumento he contado con una de las mejores empresas, Fademesa. Ellos me ofrecían la posibilidad de supervisar e incluso trabajar con el repaso y acabado.

- ¿Cuál ha sido la mayor complicación a la hora de diseñarlo y darle vida al proyecto? ¿En cuánto tiempo lo ha realizado?

-Llevo a mis espaldas muchos años de oficio pero este proyecto ha sido con diferencia el más complicado en lo que a circunstancias se refiere. Desde el momento que supe que tenía por delante dos meses para hacer la que hasta ahora es la obra más importante de mi carrera, tuve claro como lo haría, pero efectivamente ha sido un trabajo contrarreloj. Los primeros días fueron duros y trabaje bajo muchísima presión. Tenía la responsabilidad de representar a uno de nuestros grandes héroes y no podía permitirme ningún fallo. Había que elaborar una imagen con la que a partir de ahora identificáramos a Blas de Lezo, por lo menos en Madrid. Que la uniformidad se ajustara al máximo rigor histórico era una de las premisas indispensables. Tuve la suerte de contar con la ayuda de Mariela Beltrán y Carolina Aguado, comisarias de la exposición «Blas de Lezo, el valor de mediohombre». Hoy en día no se conserva ningún uniforme de teniente general del siglo XVIII, pero si tenemos patrones (de sastre) y con esos patrones trabajé. Hablo sobre el uniforme porque es lo realmente novedoso en este monumento, pero creo que lograr darle la impronta autoritaria y firme al rostro fue fundamental. De nada sirve un uniforme exacto al original si no le das vida al personaje.

- ¿Cómo es su Blas de Lezo? Reflexivo… vimos en su boceto. ¿Finalmente será así?

- El boceto era la idea inicial. El concepto será el mismo pero mientras iba trabajando en la escultura, he ido variando algunas cosas.  Me he centrado sobre todo en su carácter. Una personalidad firme, con amplios conocimientos, modales propios de un oficial de la Armada, con el orgullo que concede el deber cumplido e incluso la autosuficiencia que proporciona el saberse vencedor de todas y cada una de las batallas en las que ha participado.


viernes, noviembre 07, 2014

Brooke Lee Adams o la prueba de que últimamente nos van demasiado las morenas en la Escuadrilla


Lectura de 7 de Octubre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 751 (Variable). Cielo despejado
  • Termómetro: 14º
  • Higrómetro: 53%

jueves, noviembre 06, 2014

"To Mother Earth"



Tratamos de levantar un poco el ánimo hoy con el cuarto track de "Land Of The Free 2" (2007) de los teutones Gammaray. Un poco de power metal no nos hará ningún daño, así que a menear melenas o los cuatro pelos que nos quede en la mollera, ejem...

Lectura de 6 de Octubre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 751 (Variable). Lloviendo
  • Termómetro: 13.5º
  • Higrómetro: 53%